(Foto archivo)

Las pymes riojanas principalmente, pero también las grandes empresas nucleadas en la Cámara Empresaria Riojana y el Centro Comercial de La Rioja se mantienen en alerta debido al pronto anuncio de Nación de un bono obligatorio de $5.000 para los trabajadores privados en el marco de un acuerdo con la CGT, que golpeará fuerte las alicaídas arcas de estos sectores, que viene con caída de ventas que van del 20% al 50%.

Así lo hizo conocer a Riojavirtual en un comunicado estas entidades empresarias tras una reunión llevada a cabo en las últimas horas.
'Por más que estamos de acuerdo que, en la actual situación, nuestros empleados merezcan este bono de fin de año resulta casi de imposible cumplimiento para la mayoría del sector privado; sobre todo de las pequeñas y medianas empresas.
La situación que están atravesando la mayoría de estas empresas es grave ya que tienen dificultades para reunir los fondos para pagar regularmente los sueldos y que a fin de año hay que reunir fondos para sueldos y medio aguinaldo, si sumamos además el bono se hace imposible garantizar su pago', advierten.

A su vez, señalan que 'la prioridad de las PyMEs es mantener su personal y no realizar despidos ya esto último resulta dificultoso de mantener teniendo en cuenta que en la Provincia de La Rioja tiene recursos muy limitados con sueldos promedio de los más bajos del país'.

En ese contexto, manifiestan que 'si bien aún no se conocen los detalles del decreto acordado entre el Gobierno Nacional, CGT y que el sector empresarial objeto, una de las posibles soluciones seria que este bono de $ 5000.- sea deducible de alguno de los impuestos Nacionales, como ser el IVA, aportes patronales, etc.
o ingresos brutos provinciales, de otro modo resulta imposible su concreción'.

De otra forma, tanto la Cámara Empresaria Riojana y el Centro Comercial de La Rioja ven imposible abonar este bono.

Fuente: Rioja Virtual >> lea el artículo original