La masturbación se ha visto como el “sexo de los pobres”, de aquellos que, queriendo alcanzar el coito se tienen que contentar con algo que está más “a la mano”, pero en la actualidad se ha dicho que el masturbarse en pareja puede ofrecer un sexo “completo”.

Masturbarse es totalmente sano y totalmente normal. Existen muchísimos mitos diseñados para darte miedo y hacerte creer que la masturbación está mal o te hace mal. La verdad es que la masturbación es perfectamente segura. No dañará tus genitales, ni te dará granos ni detendrá tu crecimiento. No agota tus órganos ni arruina ninguna otra clase de sexo.

Los expertos señalan que masturbarse diariamente -lo haga un hombre o una mujer- no es malo, debido a que es una conducta sexual completamente normal que permite conocer las respuestas sexuales de cuerpo, así como tener placer sin correr riesgo.

Además muchos estudios demostraron que la masturbación masculina como femenina reporta una serie de beneficios que permiten mejorar la vida sexual y la salud de la persona, sea individual como en pareja. A continuación algunas de ellas:

La persona puede conocer con detalle sus zonas erógenas y los puntos de su cuerpo que mayor placer le generan. Una forma ideal de mejorar sus encuentros sexuales.

Permite averiguar cuáles son las fantasías sexuales de uno.

Desarrolla un efecto relajante tanto físico como emocional. Facilita la descargar tensiones.

Es beneficiosa para desarrollar un mejor control eyaculatorio.
Ejercita la función eréctil ya que produce una mayor oxigenación de los tejidos.

Fuente: La Verdad >> lea el artículo original